turan
Blog - Contenido

Nivel de clasificación de los alimentos y suplementos deportivos

El sistema de clasificación ABCD se centra en alimentos deportivos e ingredientes individuales en lugar de productos y marcas de suplementos específicos.

Nivel de evidencia A.

Evidencia científica sólida para su uso en situaciones específicas en el deporte, utilizando protocolos basados en evidencia científica.

Nivel de evidencia B.

Apoyo científico emergente, que merece más investigación.

Considerado para uso por atletas bajo un protocolo de investigación o una situación de monitoreo manejada para cada caso.

Usar dentro de los Programas Nutricionales:

Considerado para su uso por atletas individuales identificados en situaciones de investigación o monitoreo clínico.

Tenga en cuenta que algunos de los productos que figuran actualmente en el Grupo B se han incluido debido a su interés histórico y su uso creciente en la actualidad.

El enfoque del mapa de evidencia definirá mejor el apoyo científico para estos productos en situaciones deportivas específicas.

Nivel de evidencia C

Evidencia científica que no apoya el beneficio entre los atletas o no se existen investigaciones para guiar una opinión informada.

Usar dentro de los Programas Nutricionales. :

No se recomienda su uso por parte de atletas dentro de los Programas Nutricionales.

Puede ser permitido para el uso por parte de atletas identificados donde exista una aprobación específica o un informe de panel de expertos en suplementos deportivos.

Nivel de evidencia D.

Prohibido o en alto riesgo de contaminación con sustancias que podrían conducir a una prueba de dopaje positiva

Usar dentro de los Programas Nutricionales:

No ser utilizado por deportistas.

 

Fuente: Maughan RJ, Burke LM, Dvorak J, Larson-Meyer DE,  Peeling P, Phillips SM, Rawson ES, Walsh NP, Garthe I, Geyer H, Meeusen R, van Loon LJC, Shirreffs SM, Spriet LL, Stuart M, Vernec A, Currell K, Ali VM, Budgett RG, Ljungqvist A, Mountjoy M, Pitsiladis YP, Soligard T, Erdener U, Engebretsen L.
Br J Sports Med. 2018 ;52(7):439-455.

Editado por: PhD©Msc.Lic. Rodrigo Yáñez-Sepúlveda.

 

Deja un comentario